Protege la bebida de los agentes contaminantes y, al mismo tiempo, impide que se salgan los cubitos de hielo o las rodajas de limón que se hayan añadido al verter el líquido.